miércoles, 28 de mayo de 2008

Ouch

Pisando el palito me convertí en una asesina.
Duele, duele el mascullón, bestia.
Peor sería hincar.
No creas, el mascullón puede ser letal.
Sucede que la piel, cuando arde, se vuelve indistinta. Toda pica.
Pero no por eso un mascullón en mí.
Es que te confundí, en mi delirio, con una araña marica.

11 comentarios:

hey ho, let´s go dijo...

jajajajaj una araña marica??
tiene unas ideas usted niña...

MQDLV dijo...

jajaj. creo que estoy teniendo sueños muy extraños... pero muy extraños, eh.

MQDLV dijo...

jajaj. creo que estoy teniendo sueños muy extraños... pero muy extraños, eh.

Anónimo dijo...

y? mucha joda, mucho bares, parranda y nos olvidamos de escribir para la popular? queremos más. no abandone otra vez más!

petit dijo...

lo mismo digo! ya se me estaba creando un poquito de adiccion el leer a la mujer, siga!

MQDLV dijo...

Ah, esta semana prometemmos acción!

Fernando Milsztajn dijo...

Por un día fui uno de los hombres que espían. Lindos relatos los de más abajo, con consejos interesantes para el día que quiera convertirme en un rompecorazones. Confesión: marus conozco como cuatro, y me niego a arriesgarme antes de estar seguro.
beso
Fer

MQDLV dijo...

te dejé un comentario más que, creo, puede ser una pista. igual: shhh... soy, por estos lares, mujer que dice la verdad...

Pablo U dijo...

Hola!. Me alegro de que haya una mujer que dice la verdad. Muchas gracias por tus comentarios en mi blog... espero sean ciertos.


Saludos!
Pablo.

WonderLost dijo...

Que lastima que hace bastante que no escribis "mujer que dice la verdad". Igualmente escribi un ensayo hace un tiempo que creo da una breve explicación a ciertos aspectos de las diferencias que nos apartan. Lo títule, "Hombre y Mujer, naturalezas distintas"...

Espero su próximo post.

http://liebegeist.blogspot.com/2008/03/hombre-y-mujer-naturalezas-distintas.html

Hada de las propinas dijo...

Pablo, fea la actitud!!!, cómo quedamos las mujeres con las que hablás cotidianamente...?; mirá que somos pocas y nos conocemos mucho.