miércoles, 27 de agosto de 2008

Splash


Digo la verdad cada vez que te cuento al oído lo mucho que me gusta que estés en mi interior al tiempo que te corrés del epicentro que hace a mi universo mutante de deseos de los que vive y por los que permanece envuelto en un encanto de romanticismo del que no sabe salirse aunque tampoco me voy de otros lugares a los que tomo llevo y miro de reojo cómo se transforman en colgajos tendientes a desaparecer y guardo fuerte firme mientras digo no te vayas porque sé que en la salida está la llegada que busco incansable desde hace tanto tiempo como el que tengo de persona aunque ahora te espero sentada valiente despierta a veces dormida y sin ganas de levantarme cuando no estás y si venís me voy pero te necesito acá cerca más que eso todavía vení pero no hagas caso a cuando te pido que no me aplastes ahora sí lo quiero más lo deseo que a seguir vivendo sin vos así de la forma que lo hacés encima de mi cuerpo y adentro de mi mente me gusta que estés y cuando no lo hacés y te vas te odio y no te puedo perdonar porque sabes que es así que tenés que venir y es así como lo hacés lo cual afirma que tenés que entrar sin pensar en pedir permiso porque no lo encontrarás a pesar de que la puerta quede entornada y mis ojos por vos brillen cada vez más.

5 comentarios:

urrutia dijo...

Cuando apagues la luz
Y te cuelgues de las estrellas
Alguien volverá...

Cuando sueñes y estés despierta
los rayos quemarán
la piel vieja...
y caerá.
Y caerás.

Un cuervo revuelve sus alas
en el ojo miope del huracán.
Si no muere...
volará.
Y volarás.

(Es tu ojo, mujer tornado.
Y parpadear puede cambiarte la vida,
o quitartela)

MQDLV dijo...

Gracias. Mucho, muchas gracias por este regalo...

petit dijo...

que lindo, quedé sin palabras

como somos...la pucha!

Pablo U dijo...

Ahora entiendo el subtítulo de este blog...

Saludos!

MQDLV dijo...

Hola P y P... desde acá, el más acá! gracias...