lunes, 15 de diciembre de 2008

Aridez

Sabía su nombre. También me había contado algo acerca de su trabajo y eso era todo lo que conocía de él. Ni un tic, ni un gusto, ningún placer. Dormimos juntos y, en la mañana, el calor en el cuerpo y la mirada que busca reconocer, pero no reconoce, me dieron la sensación de estar en un pueblo árido lejos de casa, cansada de caminar, buscando un hotel. Habíamos dormido poco, separados, y esa lejanía me había provocado agotamiento, un sopor de soledad intenso, demoledor. Estábamos sólo él, yo, mis pensamientos fóbicos, mis ideas sobre las suyas y nuestros cuatro ojos que trataban de espejarse y sólo conseguían cerrarse a la oscuridad, demorando mi paz. Despertar al lado de un desconocido, pensé, es como amanecer después de haber sido infiel. Es vacío desesperante y yo no encontraba ningún alojamiento. Quería llegar, dejar la mochila, darme una ducha y descansar. Entrar en mi mente, en ese refugio que construyo desde hace tiempo, el único espacio cercano capaz de darme tranquilidad. Pero su presencia me lo impedía. Su cuerpo tendido al lado mío sofocaba mi capacidad y yo necesitaba parar. Caminé más lento, con las últimas gotas de voluntad que me quedaban y por fin lo vi. Estaba ahí. Me costó, pero crucé la puerta que se abrió pesada, bajé la mirada, solté la tensión de mi espalda y entré. Aquella mañana decidí envolverme con los brazos de ese desconocido y él fue, por el momento que me lo permití, un hotel en mi desierto.

34 comentarios:

Estrella dijo...

Decís "por el momento que me permití"; ¿y después quedó el hotel o quedó el desierto?

MQDLV dijo...

el desierto. siempre.

Ale dijo...

Lo primero que pensé fue que no habías podido contestar a la pregunta de las multas: Haberse "rumbeado" un desconocido. En su momento pusiste NO, y si tu relato no es ficción sino realidad, creo que podes cambiarla y volver a hacer el test otra vez.

Lo segundo que puedo decir es un poquito mas interesante. La primera vez con un desconocido es única como la real "primera vez".

Durante mucho tiempo uno tiende a relacionarse con personas que están a uno o dos grados de distancia. Esto simplemente significa que a pesar que capaz nunca le hablamos, sabemos de donde viene y podemos estimar básicamente ha hecho de su vida. Sin embargo a medida que los grados de distancia aumentan, poco es lo que podemos estimar de este extraño.

Igualmente y por suerte, las personas no conectamos específicamente por el colegio al que fuimos, el grupo de amigos, el barrio o el país donde habitamos (etc., etc.). La conexión pasa por otro lado que no tengo dudas que entendiste si esta realmente fue tu primera vez.

Lo bueno de todo esto es que quien se anima a cruzar el umbral de los extraños, encuentra un nuevo mundo de fantasía para explorar.

Lyon dijo...

Demoliendo hoteles.

MQDLV dijo...

hola, Ale... me gustó lo de grados de distancia y me gustó lo del mundo de fantasía. pero dónde está ese mundo? existen los fabricantes de fantasía? ojalá, porque la imaginación, de golpe, es un recurso finito, como el petróleo.

Lyon, sí.

Verònica dijo...

a veces hay un oasis... pero despues el desierto sigue siendo desierto y nada mas. BESO, Vero.

Ale dijo...

Pareciera que a veces hablas con una total seguridad y experiencia sin embargo tu ensayo es un reflejo de una primera vez en un mundo extraño. Como podes afirmar lo que decis? Por experiencia de otros?

A medida que uno vive infinitas experiencias va acaparando distinto tipos de personas (culturalmente hablando). Obviamente llega un punto donde uno conoce todas las junglas, los desiertos, las estepas, las sabanas, etc., pero te puede llevar toda una vida.

No creo que haya que minimizarlo... el petróleo duro muchos años y cuando se agote nos reinventamos.

A medida que he vivido mis experiencias mas atento y ansioso estoy por una nueva sensación, en lugar de desilucionado porque me quedan menos por vivir.

Y sino... vamos a Disney!

Un desconocido (cualquiera) dijo...

"Lo amarró encima de un camello veloz y lo llevó al desierto. (En este, mi laberinto) no hay escaleras que subir, ni puertas que forzar, ni fatigosas galerías que recorrer, ni muros que te veden el paso. Luego le desató las ligaduras y lo abandonó en mitad del desierto. La gloria sea con Aquél que no muere."

Pablo U dijo...

Perdón, dije eso porque los Orozco son ocho hermanos de una canción de León Gieco que dicen mentiras (salvo Rodolfo).

No, no era muy bueno.
Saludos igual.

Indis Creta dijo...

Abrir la puerta es el secreto, esa misma puerta que lleva a tu refugio. Es ese lugat al que solo vos podés acceder!
Es bueno que las llabes de esa puerta estén siempre a mano!

Un beso

Wonder dijo...

Me gustó la analogía ue hiciste con la infidelidad, aunque no se si la comparto del todo.
No me parece que la infidelidad te provoque un vacío. Bueno, no a mi.
Será porque no creo en la infidelidad.
Si, será.
Besos.

MQDLV dijo...

Hola, por suerte ya es martes.

Vero... así andamos, o así ando: buscando oasis. justo ayer, en la noche de lunes, con mi gato a los pies, pensaba en eso, en que la felicidad es un delirio esperado y su construcción, algo así como las huellas de un electro. un imposible. a menos para nosotras, que somos seres hormonales. en fin, besos...

Ale, Ale... no estaría mal ir a Disney, tampoco, ¿no? Ahora, digo que no creo, no espero, un día haber llegado a conocer todos los lugares posibles. ¿Vos decís que sí? No creo porque no agrupo, porque no existen totales ni absolutos en mi concepción; porque los espacios cambian así como cambio yo en relación a mí, y en relación a ellos, si hasta me soy desconocida -yo para mí-, cómo puedo imaginar que otras personas algún día me resulten obvias. No al menos en mi ser. Así que no, no me desilusiono por la cuenta regresiva. Lo que intenta contar este relato es una situación que es puntual, tan puntual como todas. Quizá la única generalización que tiene es la de comparar ese momento con el día después de haber sido infiel...
por lo demás: take your way! besos!

Hola, desconocido cualquiera... gloria conmigo, entonces, que sin ser reina sobrevivo sin sed ni hambre.

Hola, Pablo! imaginé que era por la canción de León, lo que no había entendido era que me tratabas de mentirosa! Habrase visto! (el relleno de las merengadas es, simplemente, sublime!)

Indis, vos sabés que las llaves siempre, pero siempre, se me escurren por las carteras!

Wonder, querida... como promesas sobre el bidet! besos a tí!

Tom dijo...

Lo mejor de todo (o lo peor) es que ahora, cuando conozca a una mina, voy a pensar "Uia, ojo... y si es MQDLV??!!!!"

Una Seleste (cualquiera) dijo...

¡Aahh! Vivir de hoteles... Algo muy hedonista…

¿Nos pro(u)stituimos un rato?

Pablo Milan s dijo...

Dale. Mataria. Y cuanto (nos) cobramos ponele? Pero para que yo no cobre todavia. Sabés que? Me canto una canción por ahi y te paso a buscar.

P.D: Esperame en el bar/reality !Que En dos estoy yendo...

Silvio Rodriguez dijo...

Dos con mayúscula Boludo!

Dcamps dijo...

Un hotel en un desierto puede salvarte la vida.

Santiago dijo...

MQDLV, ¡te re-leo! y, supongo, no puedo hacer otra cosa, que en este tipo de vínculos es necesario… perder la cuenta. Entregarle al otro lo que no se tiene, y que el otro devuelva ignorando que da (y qué da), y que había recibido (y qué había recibido). Y en este juego, la fantasía, sigo suponiendo, nunca envejece. Es, necesariamente, LA respuesta a LA pregunta, la que conduce a los miles de intentos posibles por salvar la brecha. Y si uno (no) elige algún camino (y siempre se puede (no) elegir) el vacío puede acabar siendo un lugar normal. ¡Pero guarda con salvarla, definitivamente, la brecha! Porque intuyo que la diferencia, a cuidar, desmedida, que no hay que mesurar (como si uno pudiera mesurar desiertos –y hoteles, claro), relaciona.

Saludos

Carola dijo...

Esa es la significación del falo! Clap Clap Clap! That´S my boy!

Anónimo dijo...

A mi como a wonder me gusto esta farcesita: "Despertar al lado de un desconocido, pensé, es como amanecer después de haber sido infiel"
Lo unico esto me dejo con agnas de algun escrito que me cuente de infidelidades...que imaginoq eu habras tenido al ya entender el sentimiento...jeje

Genial lo suyo, como siempre...

MäLê

Lyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lyon dijo...

¿Qué se fuman antes de comentar? ¿O soy el único que cada vez que entra a los comentarios se siente en Temaikén?

A.C. dijo...

Te leo y leo como te dejas envolver por la melancolia, siempre.
Tal vez estaria bueno que te permitas vivir las cosas sin tener tan claro el final.
Besooo.

Wonder dijo...

LYON es normal que te sientas en Temaiken, justamente, porque sos un Lyon.

Ojaral dijo...

Nos debemos fumar las entradas, que son bastante tóxicas. O alucinógenas. O alucinantes. O lúcidas.
Igual, yo por ahora tabaco. En cantidad. Como pa' escupir los pulmones en cada carraspera. Echando afuera una flema amarronada de lo más asquerosa. En fin, que se me pase pronto.
Saludos!

Lordcreator dijo...

me gusta tu blog

MQDLV dijo...

hola´s!

Tom, te noto violentado últimamente... espero que se te pase, que la primavera está por terminar, viste! ¿por qué pensarías eso? don´t know... yo me creía Jem!

Seleste cualquiera... hedonista, lo que se dice hedonista, no soy. te diré más: siempre me creí bastante alejada de la posibilidad, remota aunque más no sea, de ocupar ese lugar... pero ahora, viéndolo desde tu ángulo, tal vez tenga alguna mueca de placer basal en este, my ser!

ahora, a Pablo, a Silvio y a vos les puedo decir que... que... que... que lo voy a pensar!

Dcamps... depende cuál, ¿no?

Santiago, tenés muchos paréntesis, vos... creo que puede ser, eso, digo, lo de perder la cuenta. no está mal. pero mmm no sé, no sé si termino de entender, porque me quedo trabada en los paréntesis... es que yo, yo no los uso, viste, me quedo con el punto o las aposiciones... en fin...

hola, Male... gracias... querés historia de infidelidades? pues tendrás historias infieles... caray!

Lyon... uh, no me gustan los zoológicos, pero ¿vamos Temaikén?

gotitas, querida... sí, soy un ser básicamente melancólico... una putada... pero ojo, eh, que también me dejo llevar por mi otro pie: la inconsciencia!

Ojaral, qué extraño, pero estamos todos en esta cruzada por vos! ya te dije que se pasa, ¿no? ¿sabés? yo estaba como vos y un día abrí los ojos y empecé a buscar... miré abajo de la almohada, a los pies de la cama, en el baño, entre mis piernas. y ya no estaba, dónde está, cómo puede ser, pensé... la tristeza puesta se había ido, así, simplemente y de la mejor manera: cuando tenía los ojos cerrados...

Gracias, Lordcreator... te estuve visitando pero creo que me reservo una estadía más larga para una ocasión en que no esté sentada en mi trabajo, rodeada de ojos... bueno recibirte!

besos!

MQDLV dijo...

ah, Lyon... dónde queda Temaikén? ... ah, sí sí... es chiste... no te me vayas a enojar, eh!

paulita dijo...

nono... yo tambien me siento en temaiken.
este lugar es como esas peliculas que una vez que ya terminaron y va pasando el cast y te vas levantando para irte, pum, te sorprenden con una escena filmada que no entro en la peli, o un blooper (`90) y entonces te sentas de nuevo y te reis un rato mas.

petit dijo...

siempre escibis lo que siento...

¿será que compartimos fobias?¿que somos dos gotas de agua? ¿que lees mi mente, y finalmente eras tu esa vidente de la que hablan los blogs?

o que tenés una gran capacidad para poner en palabras sentimientos que nos surgen de las entrañas y tenés la capacidad de sentir desde las entrañas..

la sensación de angustia del desconocido, es así...y la comparación que haces es perfecta. No se trata de cuanto conzcamos a la otra pesona...es la desconección, percibir la deconección, dormir en una cama separados, no reconocernos, sentir que hay una pared ¿saltarla o dar la vuelta?

envolvernos, envolver o dejarnos envolver.. una linda opcion a tener en cuenta :)

MQDLV dijo...

hola, paulita... eh... qué bueno. deberíamos pensar en un stop motion...

gracias, sweet petit... yo creo que sí, no por nada un día te miré y te dije: "no me convidás un mate?" y poco, muy poco tiempo después pasabamos horas sentadas en ese estacionamiento caluroso a cielo abierto fumando, fumando, fumando... ¿cómo vienen tus opciones?

petit dijo...

jajaj...dejar de fumar podría ser una muy buena opcion, no? pero va tan bien de la mano del trabajo intelectual...

MQDLV dijo...

dejar de fumar? tal vez, lo que seguramente no pueda sea dejar de sentarme a cielo abierto... besos, petit... escribite algo..

Verònica dijo...

Hola, vuelvo para preguntarte algo acerca de tu comentario en mi ùltimo post... una escena de 1984...??? me interesò, me gustaria saber màs, un beso!!!! Vero.