lunes, 13 de abril de 2009

¿Quién paga?

Situación 1: Primera cita. Primer encuentro. Primera charla. Primeras sonrisas. Va bien. Todo va como surfer sobre ola en día diáfano. Buena comida. Buena bebida. Final de la cena amable. La cuenta, por favor. El: saca la billetera. Ella: se queda mirando. ¿Vamos? Vamos.

Situación 2: Primera cita. Primer encuentro. Primera charla. Primeras sonrisas. Va bien. Todo va como surfer sobre ola en día diáfano. Buena comida. Buena bebida. Final de la cena amable. La cuenta, por favor. El: saca la billetera. Ella: saca la billetera. El: no, dejá, yo te invito. Ella: bueno, muchas gracias. La próxima. ¿Vamos? Vamos.

Situación 3: Primera cita. Primer encuentro. Primera charla. Primeras sonrisas. Va bien. Todo va como surfer sobre ola en día diáfano. Buena comida. Buena bebida. Final de la cena amable. La cuenta, por favor. El: saca la billetera. Ella: saca la billetera. Ellos: miran el importe. Ellos: pagan a medias. ¿Vamos? Vamos.

Usted vota.

38 comentarios:

Paulita dijo...

Ay nena, qué problema...! A ver, creo que voto por la primera, sigo pensando que es de caballero invitar una cena; aunque supongo que alguna que otra vez tuve que sacar la billetera. Si no hay no hay, compartimos y está todo bien, pero es más que nada el gesto -la atención que presto!

Estrella dijo...

Por la 2), claramente. Como dice Paulita, si no hay, no hay, pero la mujer debe SACAR LA BILLETERA para que ÉL pueda decirle: No, dejá, yo te invito.

Qué bueno que se pueden dejar comentarios!

Bolillo dijo...

Cómo hombre la primera acción es siempre sacar la billetera. Por ende la 1 y la 2 tienen para mi la misma carga: el hombre invita y el gesto de sacar o no la billetera no incide en la percepción que hasta allí me haya formado.
Respecto del caso tres depende del grado de insistencia: en principio un hombre deberá insistir de de forma moderada en hacerse cargo del pantagruélico banquete, sin embargo si el mismo hombre corre riesgos de generar un incidente diplomático por ser la mujer una féminista recalcitrante que jamás dejaría que un hombre la invite deberá ceder y acceder a "la romana".

MaLè dijo...

Voto por la tercera..lo justo, mitad y mitad..
Es gracioso qu la opción de que pague solo la mujer ni siquiera se presente jeje

Mil Silencios dijo...

Claro, es todo un tema, a mi me pasó que en mucho tiempo de noviazgo yo pagaba todo y mi ex ni por asomo, hasta que un día se lo conté a mi mejor amigo y me dijo "Tampoco te zarpes, dejala que ella pague lo suyo a veces, sinó es como un desprecio". Desprecio o nó, a la hora de sacar billeteras, la única que veia la luz era la mía, y sin queja alguna jajajajaj

Ojaral dijo...

La 2, claramente. No tengo problema en pagar, lo considero un deber. Pero me parece un gesto apreciable el amago de no dar por sentado que uno es un Paganini. Digo yo, no sé.
Saludos!

Juli dijo...

La 2, por supuesto. Aunque confieso que me gusta que en la primera cita me inviten... pero creo que una tiene que ofrecer pagar una parte. Y pasada la primera cita, insistir para que así sea, o si el hombre invita la cena, invitar el helado o el café...

Beso!

Verònica dijo...

Hoooolaaaa!!! ja! còmo estas? soy de la tercera, pero porque necesito hacerlo asi... me hace sentir còmoda, a gusto con lo hecho.
pero claro, si el tipo insiste... no me niego. Lo importante es eso, que la cena vaya bien.. " como surfer sobre ola en dìa diàfano"
besote!!! Vero.

Ø dijo...

La dos. La simulación debe estar, pienso y, después, me digo que las primeras salidas no son otra cosa que eso: un gran acto de simulación simultánea.

Un garrón que sea así, ¿no?

A.C. dijo...

La primera o la segunda, segun con quien, pero por lo general la primera.
Bs.

MQDLV dijo...

Hola. Ante todo, mi voto: Number 2!
¿Por qué? Porque creo todavía en el gesto, por género. Pero nunca, nunca voy a asumir que el otro debe hacer algo. En este caso: pagar.

Es decir, Paulita y Estrella, estoy con ustedes.

Bolillo, la parte de feminista recalcitrante no me quedó muy clara: fue un eufemismo? :)

Male, buena observación. Es cierto. Bueno, podemos abrir una cuarta opción.

Mil Silcencios, creo que el tema del noviazgo ya es otro. Me parece -tal cual- malísimo que siempre pague el mismo (sea hombre o mujer), a no ser que la diferencia de ingresos sea clara y enorme. Pero si la mujer y el hombre trabajan por igual, asumo que entonces debiera haber un equilibrio. Muchas mujeres con las que hablé de este tema creen que el hombre debe pagar los gastos y, que en todo caso, ellas tener alguna atención. En fin, lo que creo es que, en todo caso, en una pareja ya la cosa va más de acuerdo entre las dos personas. Gracias por pasar, te visité, pero no encontré nada para leer, ¿puede ser?

Ojaral, pues claro, tampoco lo van a tildad de paganini a usted. Saludos.

Juli, creo lo mismo. Porque esto lo tengo que admitir, aunque me cueste: tengo lo cultural tan pero tan metido en este sentido -evidentemente- que si un hombre me acepta pagar en la primera cita, es probable que me parezca un grasa, o un gesto despectivo. Besos!

Vero, celebro tu regreso. ¿Sí? Yo creo que es un gesto, insisto. Pero también asumo que la clave está en cómo cada uno se siente en la situación. Y si a vos te da comodidad: pues así deberá ser.

O, sí. Supongo que hay veces que son mejores que otras, pero en definitiva, es como un show. ¿Y qué te pasa si ella no hace el gesto? ¿Ah? Como hombre, ¿te fijás? Bienvenido! Besos!

Hola, A.C., aunque yo no puedo hacerlo, aplaudo a las mujeres que tienen esa convicción. Besos!´

En limpio:

Situación 1: 2 votos
Situación 2: 5
Situación 3: 2 votos.
Más Bolillo que elige cualquiera y Mil Silencios que lo está procesando!

Besos, besos, besos

Ale dijo...

Dado que en una primera cita invito a salir yo, una invitación es completa así que el idea entiendo que es la situación 2.

O por lo menos mi ideal.

Santiago dijo...

Puesto a elegir, voy con la 2. Pero dejame decirte que ninguna situación me termina de gustar. La primera por convencional. La segunda por inverosímil (¿quién en verdad se atreve a sugerir que va a haber una próxima cita a la hora de pagar la cuenta del primer encuentro?). Y la tercera, por carente de gracia.

Brindo por la multiplicación de las opciones. Por aquella chica, por ejemplo, que se anima a pagar de una sin dejarlo chistar.

Saludos Marina!

MQDLV dijo...

Hola, Ale. Claro como el agua de La Lagua Azul.

Santiago, entiendo el punto. Y, claro, apoyo su profundidad. Apoyo la multiplicación de las opciones, también. Un No por lo convencional, un No por la falta de gracia, un No por lo inverosímil y un sí por la audacia. Ahí vamos. Saludos

petit dijo...

Habría que ver como surgió esa primera cita, no?

quien invitó a quién...

Un machote me invita a comer, surfeamos la ola, todo lindo, todo rico, el mozo trae la cuenta y...
¿tengo que pagar yo?
¿acaso no me invitaste a comer?

si yo lo invité.. bueno. Ahi si acepto pagar a medias ;)

Paulita dijo...

A esta altura de los comentarios me veo obligada a aclarar que el gesto -al que tanta atención presto- no es sacar mi billetera, sino dejar que el hombre pague la primera...;una suerte de "Dale, invitame, no seas salame!"

Ale dijo...

Igual hay algo que sigo sin entender, la mujer lucho y sigue luchando por la igualdad entre los géneros pero apoya la caballerocidad?

mmmmmm

Siempre confusas.

Bolillo dijo...

"Feminista recalcitrante" es, en este contexto, aquella mujer que hace del hecho de dividir la cuenta una batalla de corte reduccionista en la que entra en juego la igualdad de oportunidades entre el hombre y la mujer y que es capaz de ofenderse y hasta hacer una escena, en caso de que uno insista en invitarla. Una vez me pasó y la situación se fue de control al punto de que terminaron tirándome un vaso de agua encima y se fueron.
A eso me refiero.

MQDLV dijo...

Dulce Petit, claro. Igual, me dio gracia que dijeras que si él invitó, paga, y que si vos invitás, pagan los dos. Te re banco!! :)

Paulita querida, al menos para mí, quedó clarito, clarín!

Ale, Yo no lucho por la igualdad de géneros. No creo en eso. Ustedes tienen pito y yo no. Nosotras ovulamos y ustedes no y nos quedamos embarazadas nueve meses. Está claro: ustedes no. Las posibilidades y la historia no nos igualan. O sea: nunca hablé de la igualdad de género. Dicho esto. Sigo. Los gestos me parecen un valor, al igual que me parece bien el cuidado y del mismo modo que todavía respeto ciertas convenciones, por más que haya otras que me parecen desechables. No creo que la mujer deba avanzar por el mismo camino que el hombre. De hecho, en el texto Susanitas Posmo, creo que lo digo. Para mí, la mujer sí tiene que luchar por un nuevo lugar en la sociedad, otro distinto al que tuvo siempre y que sigue teniendo, pero no creo –jamás creí- que ese espacio esté encima del de ustedes. No tenemos que sentarnos en su misma silla ni mear de parado. Creo en los complementos a partir de la diferenciación. Y lo que celebro es que la mujer sea independiente, sí, pero no para ganarles a ustedes, sino simplemente para no estar sometida. Por eso dije, en algún comentario, que me parece bien que en la primera cita el hombre invite (como gesto, como caricia) pero nunca lo voy a dar por sentado. Y que después, si ambos trabajan, la mujer también participe de los gastos.
Ale, Ale… cómo te gusta disfrazarte de chispa, eh!


Bolillo, creo que de la respuesta a Ale, también podés tomar algo. Ahora bien, aquella mujer era una "feminista recalcitrante" pero, teniendo en cuenta que llegaron a la instancia del revoleo, ¿podemos considerar que vos sos un "machista obtuso"?

MQDLV dijo...

Una cosa más: Ale, ¿siempre confusas? ¿No estarás generalizando, no?

Bolillo dijo...

Creo, compartiendo las mismas convicciones que vos, que el hombre debe mantener ciertos gestos de cortesía: abrir la puerta, ceder el asiento, correr la silla, pagar la cuenta en la primera cita.
Si una mujer considera estos gestos caballerescos una afrenta a su femineidad no es mi problema.
Ahora bien: es un síntoma de machismo obtuso el hecho de no poder contener un ataque de risa (hasta las lágrimas) ante una avalancha de frasecillas que reducen la condición femenina a pagar la cuenta "a la romana" en la primera cita y que redundan en un ataque con un vaso de agua?

MQDLV dijo...

Estamos de acuerdo. Claramente (para mí) estuviste en presencia de un caso de fanatismo desenfocado.

Ale dijo...

Alguien realmente sabe el por que de la cortesía que una mujer pase primero, abrirle una puerta, etc.?

Poco tiene que ver con los gestos...

Nadie Nunca Nada dijo...

La jugada es de manual:
-El hombre invita sí o sí -salvo situación de extrema indigencia masculina y de obscena opulencia femenina-, caso contrario, la mujer no vuelve a salir con él. De todas formas, ahí no termina: para quedar bien, la mujer debe amagar, insistir, y al fin, rendirse a la billetera del galán.
Saludos, buen debate.-

MQDLV dijo...

No lo sé, Ale. Pero son costumbres. Como en otros lados del mundo hay otras (acá debería haber puesto un ejemplo, pero no se me cae una idea).

Nadie Nunca Nada, Sos algo así como un NN potenciado... te digo, conozco casos en que el manual se fue por la alcantarilla. Mujer pagó cena y telo y, aun así, hubo más!
Besos, gracias por pasar.

petit dijo...

La que se es la de la vereda!

Hay un amigo que me hace caminar del lado interno, y él se pone del lado de la calle. Si me muevo, él al rato me regresa a mi lugar y se ubica ahi -para protegerme- dice.

Pero la leyenda cuenta que las veredas angostas del viejo continente, tenían por encima todos los balcones. LLegando estos a cubrir el cielo de media vereda.

Cuando Doña Concha regaba sus plantas todas estas aguas fluian hacia abajo.
Si las damas caminaban pegadito a la pared por debajo de los balcones quedaban ilesas, en cambio los galanes se hacían cargo de las goteras...total usaban sombreros que después desagotaban.

finale.
un beso mujer!

HQDLVyL"V" dijo...

Yo voto por la opcion 5... El caballero se disculpa y retira al baño. Vuelve y cordialmente le dice a la chica, nos vamos? La chica alude a pedir la cuenta pero con un gesto sutil con sus suaves dedos el caballero calla sus dulces labios y susurra: "ya está todo pago" se levantan, el caballero acomoda su silla y luego la de su compañera a la cual toma de la mano para conducirla hacia la salida. Llegados a la puerta la mira a los ojos y le dice:"corramos antes que se den cuenta".

MQDLV dijo...

Petit... gran gran

HQDLV... genial. un aplauso para el pague dios!

¡Jotapé! dijo...

La 2 me parece la mejor, claramente.

Me gusta invitar en la primera vez, y todas las demás, de ser necesario, pero no me da vergüenza que me inviten tampoco.

Y me causa un poco de molestia que asuman que uno DEBE pagar todo.

Salute, un placer.

MQDLV dijo...

Entiendo Jotapé. Parece que hay una tendencia definida, podemos decir. Salute a vos, un placer igual!

Firulo dijo...

la dos, obvio.

Mil Silencios dijo...

Bueno, entonces si, claramente la dos, la que no me va a mi es la de asumir acciones por el género, que el hombre paga porque es hombre y la mujer acata las ordenes. Como algo ocasional, ver que ella saca la billetera primero puede demostrar una mujer con convicciones, y eso nos gusta a todos creo yo.
Vengo leyendo el blog hace poquito, no era de usar mucho este formato pero arranqué a escribir en el mio como una descarga mas que como un rejunte de publicaciones. Raro que no hayas podido verlo, te dejo el link directo por las dudas http://mil-silencios.blogspot.com/
Jajajaja, genial la opción de HQDLV!

MQDLV dijo...

Grate Firulo!

Hola, Mil Silencios. Ahí pude leerte, ya voy a contarte lo que me pareció aquella historia de Plaza de Mayo. Pero te adelanto algo: te entiendo, te entiendo...
Besos!

Un hombre Cualquiera dijo...

No hay nada que preguntar. La respuesta es la 2. Si no amaga la mina es una clara señal de que no merece ser llamada nuevamente. Va a ser una vividora de por vida. No hay segundas oportunidades para estas cosas. La primer impresión es la que cuenta. Y obviamente se le aclara (en case de que ella insista en pagar) que ella pude invitar en la próxima cita. Si quiere verte se esmerará en que exista esa salida y en saldar su deuda.

MQDLV dijo...

Un hombre cualquiera (¿are you?) A ver, diría yo, pregunto nomás, eh (como con pancho en mano, coca en zurda) no será un poco drástico todo este argumento. ¿No merece? ¿No hay segundas oportunidades? Y eso de que si quiere verte que haga algo... ¿Y voce? Preguntas, cuestiones que se me vienen así, como al pasar... Besos!

Aurora dijo...

jajajaja! Noo, este Sr. Hombre Cualquiera se excedé de mis novelas.
(antes que nada, debo admitir haberme enviciado con este blog)
Dicho esto...
Si saco la billetera no es amague, si saco la billetera no espero un "la próxima", soy muy de guardarle el dinero en el bolsillo, porque odio el orgullo machista de "yo pago", me parece bárbaro pero... no, no soy ninguna mantenida y si salgo sin plata... no compro nada,
jajaja...

MQDLV dijo...

Aurora... wellcome, nena!!!
Tu opinión, acá, inclina la balanza!

Anónimo dijo...

Me encantó este tema... espero que le den continuidad al debate...
Pues chicos y chicas yo soy una representante de la cuarta opción... le pago la cuenta al nene... sin que diga nada... porque después de todo fui yo quién lo invitó...
Pero obviamente una se encuentra a uno que otro caballero que ve este gesto con poco agrado y terminan por evadir posteriores invitaciones!! pero lo bueno de esto es que el hecho de manifestarle al hombre que atrae tu interés es completamente evidente...
Yo no tengo el mega salario y a menudo es él el que tiene más dinero que yo...
Así que pienso, que es más por tomar la iniciativa de poner las cosas en marcha a ver si la relación termina por concretarse...