jueves, 14 de mayo de 2009

Licenciado

Diga mi nombre y no lo reconoceré.
Diga la fecha de mi nacimiento y no la recordaré.
Diga Señorita y no sabré quién es.
Dígame lo que quiera, que yo no registraré.
Pero cuando diga, sepa que ni valiente ni resignada estaré esperando que su voz se calle para que las palabras que pronunció se mezclen con algunas estrofas mías y así encontraré, por fin, el sentido de la soledad.

5 comentarios:

Nadie Nunca Nada dijo...

el sentido de la soledad.
tiene sentido?
Saludos.-

Aurora dijo...

Sí lo tiene.
Pensamiento fugaz... excelente definición.

Estrella dijo...

El sentido de la soledad, cuando la soledad es mejor que el blablablá.
Que diga lo que quiera, nomás.

Drexler dijo...

Qué raro que seas tú quien me acompañe, soledad
a mí, que nunca supe bien
cómo estar solo.

MQDLV dijo...

NNN, no sólo creo que tiene sentido sino que, además, es fundamental.

Aurora, gracias, nena...

Estrella, pues claro, que diga, y uno tiene que aprender a no escuchar. Que las orejas envejecen, che!

Drexles, intuyo... intuyo...