miércoles, 8 de julio de 2009

Mujer Que Dice La Verdad


Sabés, el problema es todo lo que queda adentro. No lo que salió, no lo que se dijo. Lo más doloroso es la palabra cruzada como hueso en la garganta, que no decora, raspa, que se vuelve de a ratos espina esponjosa que chupa el jugo y ni llorar podés. Es desesperación, desconsuelo, no entender. Desamor, oí decir. Y yo no sé. Es más un trueno angular del por qué. Del por qué así.

Cómo fue que no pudimos. Que no encontramos el stop si al final, se trataba de hablar, de decirlo todo, de las mil posibilidades. Decir antes de enojar. Yo podría haber entendido si me lo hubieras querido explicar, si hubieras dicho con tu gesto de siempre, si me dejabas reconocerte, si no te ibas, y tan frío que andabas. Pero ladraste fuerte, como perro, y yo me asusté primero, y después te quise atacar. O ¿a quién pensaste que ibas a morder así? Y ahora no estás y ya no estoy y cada uno de mis recuerdos me pisa el talón, me aplasta al piso. Y no puedo dejar de preguntarme por qué. Qué angustia.

¿Tantos deseos convertidos en tan poco? Tan poco, escribo en cuadernos, en escritorios, en la piel. Y me pregunto qué se hace con las ganas de girar en el mundo, de dormir juntos, de respirar amaneceres y cocinar cada día mejor, para vos; dónde guardo el desconsuelo, dónde arrojo el corazón, qué queda de este, mi cuerpo, que ni bautizado parece.

Cuánto falta para desear a otro, para no esperar más. Si no tenés que esperar nada de mí, me dijiste. Y yo, tan estúpida queriéndote en mi vida, cómo se me ocurrió.

Pero aguanté, aguanté el rechazo de un abrazo, tu boca de hiel, tus palabras que no salían y todo porque no te quería perder. Es que no podía soportar la idea de abandonar tu cama del color de la piel y te esperé, ya pasará, imaginé, mientras los días no decían lo mismo, ni tus abrazos ni tus sentencias ni tu querer.

Y lo demás, no es nada. Entre el todo y la nada hay un segundo. Admitir. Un beso que ya no es mío, un abrazo no correspondido, un buscarte en la cama y vos de espaldas a mí, con tu piel de siempre, tan distinta a la que amé. ¿Hasta cuándo se pueden cerrar los ojos sólo por permanecer?

Y lloro todo. Lloro sola. Lloro tu pena y sí te quise, siempre, como nunca, bien deberías bancarte esa verdad y unas cuantas más que esta mujer que quiso ser tuya –como si fuera posible, qué angustia- puede gritarte pero no callar. Como yo me banco ahora el no haber podido, el sentirme chiquita, austera y libre como el pingüino que es ave y no sabe volar, pero que, al menos, de pie escupe sus miserias y quiere entender para dejar de abrazar.

Por lo demás. Feliz aniversario y felices los recuerdos que viven en mí, como la historia de amor más hermosa que jamás supe vivir. Supongo que es así, que lo fantástico se termina y que después sólo queda caminar y caminar para conformarnos con lo que sea que vaya a llegar.

31 comentarios:

petit dijo...

"la palabra cruzada como hueso en la garganta"...es todo. Es lo que te hace escribir asi.

te abrazo

Mil Silencios dijo...

Como alguna vez supiste escribir vos en mis comentarios, "Te entiendo."
Para ser honesto, se me anudó la garganta con lo leido, por lo íntimo del relato y las similitudes con el ¿pasado? del lector.
La tinta en el tintero se vuelve veneno, y haces bien en sacarla. Lamentablemente, solo queda caminar hasta que duelan los pies, dicen que un clavo saca a otro clavo.
Yo también te dejo un abrazo, de esos que achican las costillas, como si tal cosa fuese posible mediante el anonimato internauta.

Estrella dijo...

¿Qué decirle a una mujer que dice la verdad? Nada, que llore, que escriba, que vuelva a llorar.

Y de repente, un día, otra vez la rueda que gira y otra vez la esperanza del amor, ahí, bien cerca. Ya verás.
Un beso, Mujer!

elastichica dijo...

Muy buen post. Me haces ponerme exactamente en ese
lugar que estas vos, MujerQueDice... lugar que ademas conozco bien.
Te acompaño. Para eso estamoslas mujeres. Y tengo el perfecto antídoto, pero sólo cuando podamos hablar tinto de por medio.


PD - Para cambiar un poco de tema, perdón por arruinarte el final de George O'M. Era el que más queria
del programa. (aunque hace creo dos temporadas que no lo veía, igual un shock, no?)

Dr. Flasche dijo...

Mujer,

Yo hoy no te diré nada. Te entiendo y punto. Te mando un abrazo y te digo: sí, tienes razón.

ahí va pues el abrazo

Magah dijo...

Buen escrito, largando las palabras cruzadas en la garganta, bancándose cuanto raspan.
Conmueve.

Besos

Magah

karinaloca dijo...

Ay mujer! "¿Hasta cuándo se pueden cerrar los ojos sólo por permanecer?" Buenísimo, me impresioné de sensaciones!

Perla dijo...

de aniversario hoy?
qué casualidad: yo también. Hace un año que mi actual novio me dejó. Salud!

El Cochinillo exquisito. dijo...

alevoso.-

Anónimo dijo...

Wow, hermoso

Anónimo dijo...

El desamor te sienta mal, quedas como cursi, pero se entiende...no es facil. Todo vuelve, sabe eso, todo vuelve. segui fantaseando que te sale mejor.

Anónimo dijo...

Al anónimo de las 21.52. Pero cuánto rencor que tenés. Te queda mal el 'victimismo'. Da pena tu falsa superaciójn. Seguí fantaseando con este blog, porque se te nota que la realidad te resultó esquiva.
Carolina

Verònica dijo...

Nena linda, hola! diria: estoy con vos y punto final pero no. Imagino que pasamos un duelo similar... tus palabras casi me parecen mias, a diferencia de que vos tenes ese estilo personal que me encanta, tu toque, esa manera de contar, de llegar, de sentir. Eso es bueno. Creo que si. Lo mas importante es que no nos confundamos con còmo nos sentimos despues, en què lugar nos ponemos despues de un "desamor", somo quienes somos, a algunos les gusta, a otros no, no tenemos que sentirnos menos ni mas chiquitas, aunque pasa claro... pero estamos todos en la misma... andando, encontrandonos, tratando de llevarla en este mundo donde la soledad a veces parece ser lo mas seguro... da igual, yo prefiero seguir arriesgandome, porque hay algo màs lindo que amar???

Abrazote!!!

Vero.

nadasepierde dijo...

Que triste... solo queda esperar que pase.
Esa sensación de desamor, desamparo, nada llena, nada alcanza. Es terrible.
Un beso

MQDLV dijo...

Hola a todos y gracias pertut!

Pelado dijo...

A escribir, entonces. Todo muta, MQDLV. Respire, silencie, y siga.
Salud.

Bolillo dijo...

El primer párrafo, el de la palabra cruzada, es fabuloso.
Siempre me pregunté por qué es tan difícil aplicar para uno mismo lo que uno hace, muchas veces, de manera profesional.
Un profesor frente a un alumno, un vendedor de ropa frente a una cliente, un ejecutivo frente a otro en una negociación multinacional, siempre son concientes (quizás en este térmiono esté el secreto) que cada palabra, cada oración, cada párrafo tiene un efecto en el interlocutor y por eso uno proyecta "si digo P entonces Q" y actúa en consecuencia para lograr sus objetivos, sea para el profesor "motivar el desarrollo del alumno", para el vendedor "acelerar la decisión de compra", sea para el ejecutivo "formalizar el contrato".
La palabra "atragantada" del profesor ("Pibe, me parece que tus padres eran primos... no podés ser tan bruto"), del vendedor ("Gorda: no entrás en ese pantalón ni aunque te tires del segundo piso a la planta baja donde te espera un grupo de bomberos con el pantalón en embudo") y del ejecutivo ("Japonés: en cuanto firmes esto me cojo a tu vieja, tu esposa y tu hija en una partuza en un velero atracado en Puerto Madero alquilado especialmente para la ocasuón), es suprimida, no sin angustia, por un fin superior: lograr el objetivo personal/profesional.
Lo increible son las charlas donde te queda atragantado el hueso y lo "escupís" sabiendo que es una bomba atómica y lo que vas a lograr es el casus belli de la tercera guerra mundial. Donde antes de abrir la boca lo sabés... sabés que es así, que no hay retorno, y por algo que no podés explicar (porque es inexplicable) lo soltás igual y abrís todas las puertas del infierno.
Creo que si uno lograra explicar el porqué de ese mecanismo, estandarizarlo, embotellarlo y comercializarlo se haría extremadamente rico.

a dijo...

Tengo una sensación Nietzchana (?) del eterno retorno. Creo que sólo existen un puñado de tramas, algunas nomás, y lo que hacemos es intercambiar los personajes. Todos pasamos por las mismas situaciones. MQDLV o cualquier otra podría haberlo escrito, para mi o para cualquier otro. Todos nos leemos destinatarios y remitentes. Me asombra.

Yo abrí la boca tambien cuando tuve miedo, cuando sentí que me abandonaban a mi suerte. Sentí que se burlaba: 'arreglate con tus miedos, buscá ayuda'. Y la único que precisaba era su compañía.

Entonces-brutal hice que ella se adueñara de mis dudas. Mal. Lo hice mal. Inmediatamente supe que todo estaba roto. Me pregunté porqué era necesario decir lo que dije para que me acompañara. Era hacerse un test. Nada más. Porqué se negó antes? No entiendo.

- Por favor, tengo miedo. Nos hacemos un test?
- Para qué? lo peor que puede pasar es que nos de positivo. Y luego si el huevo o la gallina. Lo tuyo es culpa. Nada más.
- (!?) -pienso: dónde estoy? quiénes éramos? y el afecto? lo hubo?

Semanas antes me había alejado, como dice serrat, 'porque la quería' de verdad. Soy el más boludo del mundo. No, ése que conocés no, otro, peor. Más boludo.

Supongo que se sintió mal con mi temor y Se negó. Le hice creer que iba a hablar de más. Pero jamás hubiera podido.

Ahora ella es silencio. Es un eco de las últimas imágenes de nuestros encuentros. A veces es una casualidad en un pasillo, entonces se me estruja el pecho.

Porqué nos cuesta hablarnos, acompañarnos?

Ni siquiera propongo la vuelta del romance que deseo desde la médula. Me alcanza con decirnos las cosas. Como decís vos, sacarse el hueso de la garganta. Como me gusta decirlo a mi, cantarnos las verdades.

Creo que todo esto queda escrito, porque ella es imborrable.

Así me sumo a lo cursi. Al tierno beso en la mejilla, al apasionado roce de lenguas. A la caminata de la mano por la playa. A las caricias de brazos en mesas de bar. A la sonrisa cómplice de una despedida deseando el reencuentro. Bien cursi, moneda corriente de curso masivo, como debieran ser los afectos. no ?

Anónimo dijo...

Pero que caracter, Carolina! Interesante reacción! Si no dije nada malo, solo que me gusta mas cuando fantasea que cuando se desenamora. No es para tanto...no?

a dijo...

siempre queda algo por decir:
la quiero del mismo modo que siempre la quise.
y sé que no puedo morder nada más que mis labios para quedarme en silencio cuando la veo pasar evitándome.

Nadie Nunca Nada dijo...

Cuánto tango, MQDLV.
Saludos.-

serjuego dijo...

Guau, primera vez que te leo

y me vino en momento justo

muy cierto

Wonder dijo...

Qué durísimo.
No puedo evitar sentirme una hija de puta mientras leo tu relato.
No es culpa de él ese desamor MQDLV. No es. Sólo pasa como un vendaval.
Y destruye, claro.
Te dejo un abrazo, preciosa.
Todo pasa. Denserio. Y cicatriza.

Mr.Halls dijo...

Eso es el desamor... Y así se atraviesa. Caminándolo, con dolor.
Y se supera, aunque no se olvida.

Años. Años preguntándome "¿por qué?"
Años encontrando miles de respuestas que jamás alcanzaron a quitarme esa angustia.
No sirve preguntar por qué. Definitivamente no sirve.
Aceptar el dolor. Y llorarlo si te sirve. Escribirlo. Decirlo.
Atravesarlo.
Y pasará.
Creeme que pasa.
Y entonces sabrás soltar.

Un abrazo. Fuerte.

PD: Me gustó aquello de "a": todos leemos destinatarios y remitentes. Es así.

Paulita dijo...

Un beso mujer; sólo eso.

MQDLV dijo...

Hola, Pelado. Asì es, asì andamos. Salut, querido.

Bolillo, no me canso de decir que tus miradas son -unas más que otras, pero todas así- distintas. Ojalá se pudiera. Supongo que todo tiene que ver con las emociones, muestra de que claramente infieren en las ideas. Besos!

NNN, así somos. Qué va a ser!

Gracias, serjuego. Una cosa: noté en tus textos un quilombito con el uso de géneros... curioso!

Wonder, gracias nena. Un abrazo a vos...

Gracias por pasar, Mr. Halls y gracias por las palabras de compañía y buen aliento. Nos estamos leyendo...

Paulita, beso para vos, nena linda!

Vir dijo...

te leía y se me estrujaba el corazón, se detenían los latidos y me ahogaba en mis propios recuerdos.
que bien escrito para que me llegue al alma...( o será que hay historias que se repiten o que por simple casualidad uno está viviendo?)
me quedo conmovida en tu relato.
beso

Princesa Scarlatta dijo...

Esa sensación en la garganta que te comprime el alma... =S muy triste...

las palabras no dichas a tiempo suelen pesar cada vez más... quizás todavía estés a tiempo de sacarlas de adentro...

Saludos!

Aurora dijo...

me dieron ganitas de abrazarte...

angustia, impotencia!!
Ahí es cuando quiero salir con el lanzallamas a la calle, ves? nadie me entiende!


Beso enooooorrrrmeeee

MQDLV dijo...

Hola, Vir. Parece que andamos conectadas, pues. Porque yo quedé conmovida con el tuyo. Hay historias que creo nos duelen a todos por igual. Y eso, ni siquiera sirve de consuelo. Beso grande!

Hola, Princesa. Ojalá que sea así. te dejo un beso grande!

Aurora, nena. ¿Por qué no podemos leerte más? Snif. Ja, yo te entiendo. Te juro que te entiendo, picardía juvenil! beso grande!

Aurora dijo...

Creo que... la respuesta a esa pregunta te la voy a mandar por mail en tu espacio privado.